Fichar en el trabajo es obligatorio: conoce el sistema de control de acceso por huella digital

Cómo funciona el sistema de control de accesos por huella digital

Desde mayo de 2019, y tras un decreto que modificó el Estatuto General de los Trabajadores, fichar en el trabajo es obligatorio. El objetivo de esta nueva Ley es regular los horarios y dar mayor protección al trabajador frente a las horas extraordinarias no remuneradas.

El registro del horario en el trabajo puede hacerse de varias formas, según acuerden todas las partes implicadas, tanto recurriendo al tradicional papel como usando algún tipo de aplicación informática. En todos los casos, este registro debe estar conservarse durante cuatro años para su consulta por parte de trabajadores, representantes legales e inspectores de trabajo de la Seguridad Social.

Una de las formas más fiables y veraces de realizar el registro de los horarios de los trabajadores es utilizar lectores de huellas dactilares. El sistema de control de accesos por huella digital está automatizado y permite el paso de personas o grupos a determinadas zonas de una empresa en función de ciertos parámetros, quedando sus entradas y salidas registradas.

Pero, ¿puede utilizarse un sistema de control de acceso por huella digital en cualquier empresa? ¿Qué ventajas tiene? ¿Deben firmar los trabajadores un permiso especial para que el empresario pueda utilizar estos datos biométricos?

¿Qué es un sistema de control de accesos por huella digital?

Los sistemas biométricos utilizan tecnología que identifica a las personas gracias a alguna de sus características biofísicas. Actualmente encontramos sistemas biométricos estáticos (cuando el reconocimiento se hace usando características físicas como la geometría de la mano, la forma facial, el iris, la retina, la huella dactilar o el patrón vascular de las manos), o dinámicas (cuando la identificación se realiza usando patrones de conducta como la voz, la firma dinámica o la forma de caminar).

La lectura de la huella dactilar comenzó a desarrollarse a finales del siglo XIX y hoy en día la más extendida por coste, su fiabilidad y su rapidez de identificación. Al igual que ocurre con el resto de información biológica usada por los sistemas de biometría, la huella dactilar es innata (en caso de traumatismo profundo la piel de esta zona se regenera adoptando la forma que tenía anteriormente), única (no hay dos impresiones dactilares iguales) y personal (a pesar de que podría crearse de forma artificial).

¿Cómo funciona el sistema de acceso por huella digital?

El funcionamiento de los sistemas de control de acceso por huella digital es relativamente sencillo. Todos tienen integrado un escáner biométrico que funciona con tecnología cautiva, térmica, de presión u óptica. El sistema de control por huella digital más habitual es el que usa un láser o una luz LED para capturar una imagen analógica que se transforma en una corriente de información digital.

Esta huella es revisada por el sistema atendiendo a patrones únicos en cada individuo registrados previamente. Para crear estos patrones es necesario que el usuario registre su huella digital y que el sensor realice una imagen tridimensional de la misma. Después, el propio sistema, mediante un algoritmo, extrae puntos particulares de la huella y los convierte en un modelo matemático que se encripta y que se archiva para representar al usuario.

¿Es fiable?

El Sistema de Identificación Automatizada de Huellas Dactilares (AFIS, por sus siglas en inglés) tiene una fiabilidad del 99.9%. De hecho, muchas de sus aplicaciones se relacionan con acciones o situaciones que requieren un elevado control de seguridad (cerraduras, cajas fuertes, acceso a zonas autorizadas y/o restringidas, sistemas de encendido de vehículos, etc.).

Otros usos del sistema sistema de control de acceso por huella digital, además del registro de la presencia (gestión horaria) y de la producción en la empresa, son:

  • Gestión de asistencia a colegios e institutos.
  • Control de recogida de alumnos en guarderías y jardines de infancia.
  • Acceso a equipos informáticos.
  • Control de ascensores.
  • Control de Parkings.
  • Acceso a comunidades de vecinos.
  • Acceso a teléfonos móviles.

¿El sistema es compatible con la Ley de Protección de Datos y con los derechos del trabajador?

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) permite el uso de la huella dactilar y otros datos biométricos para el registro de la jornada laboral, aunque siempre con algunas garantías para los trabajadores, quienes deben firmar un documento cuando realicen el registro de su huella.  Aún así, es importante recalcar que, según el Reglamento Europeo, los datos biométricos tienen una categoría especial, una protección más intensa y similar a la de los datos relacionados con la salud.

Al mismo tiempo, los sistemas biométricos pueden ser usados por PYMES y empresas, pero no formar parte de un sistema centralizado o de intercambio de datos. Otro aspecto que debe tenerse en cuenta al instalar un sistema biométrico, como la lectura de la huella dactilar para el control de la jornada laboral, es que la reutilización de estos datos para otros fines es imposible ya que «deben ser recogidos para fines determinados, explícitos y legítimos, y no podrán ser tratados ulteriormente de manera incomparable con dichos fines”. Esto quiere decir que se usarán exclusivamente para controlar la presencia o los accesos.  Además, debe existir la posibilidad de revocar la identidad en cualquier momento.

En Civera Electrificaciones somos conscientes de las ventajas de usar la lectura de la huella digital para registrar la jornada laboral en las empresas. Como especialistas en control de acceso en Valencia, trabajamos con sistemas un control de acceso biométrico, la tecnología más segura en cuanto a soluciones de identificación. ¿Quieres instalar este sistema en tu empresa? ¡Contacta con nosotros!